5 errores que debes evitar para un desayuno saludable

5 errores que debes evitar para un desayuno saludable

Reina, si quieres mejorar tu salud y construir hábitos alimenticios positivos, primero es lo primero: un desayuno saludable.

Leí en un artículo de Runtastic que según algunos estudios, la gente que desayuna suele pesar menos. Y los que se saltan la primera comida del día tienden a optar por alimentos altos en calorías en la comida o en la cena, lo que incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Por eso es importante que tengas en cuenta que muchas de las primeras opciones de desayuno que consideramos no son las más saludables. Por ejemplo, el clásico tazón con cereales y leche en verdad está lleno de azúcar y otras cosas igual de poco saludables.

Desayuno saludable

Un desayuno saludable te da energía durante toda la mañana y le proporciona nutrientes esenciales al cuerpo. Pero el desayuno suele ser obviado o sustituido por alimentos nada saludables.

A continuación te invito a revisar 5 errores que todas cometemos al momento de preparar el desayuno y los consejos para corregirlo.

Error 1: desayuno para llevar

Solución: tómate un tiempo para desayunar en las mañanas.

Dime si a ti no te ha pasado. En lugar de levantarte para preparar el desayuno pospones la alarma. Luego escoges algo rápido en la panadería y te lo zampas de camino al trabajo. O simplemente picas del desayuno que preparas para tus hijos. Y piensas: ¿qué mal me puede hacer?

Después de todo, al cuerpo no le importa si comes en la mesa o andando a toda prisa. Pero de hecho sí importa. La gente que le presta atención al desayuno tiende a comer de forma más consciente.

Los resultados de este estudio sugieren que caminar distrae al cerebro y por lo tanto consumimos más calorías mientras nos movemos. Además, no masticar los alimentos como es debido puede llevar a tener problemas digestivos.

Lo que debes hacer si no tienes tiempo por la mañana es programar todos los desayunos de la semana en tu menú. Así no pierdes tiempo pensando y decidiendo y puedes dejar listos los ingredientes la noche anterior.

Otra opción si prefieres dormir más, es preparar un desayuno saludable la noche anterior, como por ejemplo los pudines de chía.

Error 2: saltarse la fibra

Solución: optar por avena o productos de grano integrales.

Si consumes mucho azúcar para desayunar, tendrás hambre en una hora o dos. ¿Te has dado cuenta?

¿Por qué pasa esto? Los niveles de azúcar en sangre se disparan después de comer, pero luego se desploman igual de rápido. Además, una comida rica en carbohidratos simples es más fácil de digerir. El impulso de energía que le da al cuerpo es breve así que volverás a tener hambre en poco tiempo.

Pero, ¿por qué? Porque el sistema digestivo no tiene que trabajar tanto. Estos carbohidratos se absorben directamente de los intestinos a la sangre en su forma más simple (monosacáridos o azúcares simples). Los cereales azucarados de desayuno son, por lo tanto, más rápidos de digerir.

Los alimentos altos en fibra (como la avena, los productos integrales, las legumbres o las verduras) son exactamente lo contrario: la sensación de saciedad dura más, ya que la fibra se expande en el estómago y tarda más en llegar a los intestinos.

La fibra mantiene a los intestinos saludables, baja el riesgo de padecer diabetes y puede incluso prevenir el cáncer de colon. Entonces, ten en cuenta que deberías consumir unos 30 g de alimentos altos en fibra al día.

En este artículo puedes revisar dos recetas para desayunos con avena: porridge y panqueques.

Error 3: no consumir suficiente proteína

Solución: frenar los antojos con alimentos ricos en proteína.

La fibra no es lo único que te mantiene saciado. La proteína también juega un papel importante en la sensación de saciedad. Una ingesta adecuada de proteína te puede ayudar contra los antojos.

Así que asegúrate de que tomas suficientes macronutrientes en el desayuno. ¿Cuáles son buenas fuentes de proteína? Una tortilla de verduras con pan integral, avena con yogur (griego o de soja) y fruta o tostadas integrales con mantequilla de frutos secos, plátano y chía.

Ojo, los batidos de proteína no son necesarios si cumples tu consumo de proteínas diario. Al día solo necesitas entre 1 y 1,7 g de proteína por cada kilo de peso corporal, dependiendo de tu nivel de actividad física.

Error 4: obviar la grasa

Solución: escoger alimentos con grasas saludables.

¿La grasa engorda? No es tan simple como eso. Se acabaron los días en que tenías que comer productos light para llevar una dieta sana.

Los alimentos altos en grasa deberían ser una parte integral de tu dieta, igual que los carbohidratos y las proteínas.

Deberías incluir las grasas saludables en la comida más importante del día. Mantequillas de frutos secos, semillas, aguacates o yogur son buenas opciones. Te mantendrán el estómago saciado y son riquísimos.

Error 5: no comer suficiente

Solución: hacer porciones más grandes

Un desayuno saludable es una buena forma de empezar el día. Si te decantas por una comida equilibrada por la mañana, lo más probable es que sigas comiendo sano durante el resto del día.

No temas comer mucho al desayunar: para activar el metabolismo por la mañana es una buena idea que te llenes de alimentos naturales. Así te será más fácil afrontar el día y no tendrás que preocuparte por que te rujan las tripas horas antes de comer.

Reina, ya sabes, el desayuno es la comida más importante del día. Asegúrate de que sigues una dieta equilibrada, te centras al comer y te llenas de alimentos naturales sin reparo.

¿Quieres más recetas? Revisa esta sección.

Fuente: Runtastic
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: