Te cuento los trucos para definir tus promesas para este 2018 y cumplirlas de verdad.

Año nuevo: Cómo definir tus promesas para el 2018 y cumplirlas de verdad

Reina, increíble, pero ya estamos aquí. Se acaba el 2017 y estamos a dos segundos de celebrar el Año Nuevo 2018.

¿Ya estás preparando tus promesas para este año nuevo? Aquí te cuento los trucos para definir los propósitos correctos y cumplirlos de verdad.

No sé si te ha pasado, pero es un echo que la mayoría de esas promesas terminan el año sin cumplirse. A mi me ha pasado, casi casi todos los años.

De echo, la única vez que he logrado cumplir mi propósito de año nuevo fue cuando mi esposo y yo quisimos cambiar a una alimentación saludable y bajar de peso. Y lo que pasa es que si haces promesas genéricas, sin una meta fija ni plazos establecidos es muy difícil que las cumplas.

En nuestro caso tuvimos un incentivo fuerte, casi impactante: la mañana después de año nuevo del 2016 nos tomamos una foto en la playa con nuestra hijita. Te la podría enseñar pero en verdad me da vergüenza porque teníamos mucho sobrepeso. Y ni qué decirte de nuestro estado físico.

Era el momento de hacer un cambio drástico.

La verdad es que nuestra alimentación era pésima y el deporte era nulo en nuestras vidas. Así que empezamos ese año nuevo con la promesa de bajar de peso.

No se trataba de la promesa genérica, que todos hacen cada año. Esta vez pusimos un objetivo definido en kilos para cada uno y planteamos acciones mensuales que nos ayudarían a llegar a la meta. Mi esposo empezó a nadar y yo tomé el yoga en serio.

También tuvimos un incentivo adicional: teníamos programado un viaje a Punta Cana para mayo y queríamos llegar con cuerpo de playa, al menos aceptable. Pues lo logramos!

Un dato gracioso adicional, el mes que superé mi meta, me enganché con la comida saludable y estaba en el momento más fitness, salí embarazada. Así que debo empezar de nuevo este año!

Año Nuevo, promesas nuevas

Bien, empecemos con los pasos para elegir la promesa correcto este año nuevo y crear el plan para cumplirla en serio.

Elegir la promesa correcta

Para tener todas las posibilidades de éxito a tu favor debes empezar por establecer un objetivo realizable y significativo para ti.

Las tres principales razones por las que la gente no cumple sus promesas de año nuevo es porque su resolución está basada en lo que alguien más les dice que deben cambiar, se trata de una meta muy vaga o no definen un plan realista para lograrlo.

Tus metas deben ser smart. Si, inteligentes, pero también estamos hablando del acrónimo SMART:

Específicas: Tu promesa debe ser absolutamente clara y tener un objetivo concreto. Por ejemplo, lo que debes hacer es definir cuántos kilos quieres bajar y en cuánto tiempo.

Mensurable: Esta característica puede ser más obvia si estamos hablando de perder peso o ahorrar, pero se puede aplicar a todas las promesas. Por ejemplo, te puede ayudar escribir tus avances en tu agenda o en una aplicación, como Strides Habit Tracker – Goals LLC o Habitify: Habit Tracker – VU TIEP.

Alcanzables: Esto no quiere decir que no puedes elegir metas importantes, pero tratar de hacer pasos muy grandes muy rápido puede frustrarte o estresarte. Entonces, puedes empezar por tratar de ahorrar cien soles más cada mes y poco a poco aumentar la cifra.

Relevante: Se trata de una promesa que en verdad te importa y lo estás haciendo por las razones correctas? Si lo haces por remordimiento o una gran pasión momentánea, es probable que no lo logres. Pero si construyes un proceso en el que piensas más sobre lo que es bueno para ti, entonces tienes una oportunidad.

Con tiempo definido: La línea de tiempo que planteas para llegar a tu objetivo debe ser realista. Es decir, considerar el tiempo necesario para lograrlo con pequeñas metas intermedias. Así que céntrate en las pequeñas metas para alcanzar tu gran objetivo.



Construye tu plan

Tu promesa no se va a cumplir sola magicamente. También debes tener en cuenta que no solo necesitas un plan para saber qué hacer, sino también para qué obstáculos tendrás que evitar.

Si estás tratando de formar o romper un hábito, debes dividirlo en tres partes: una pista, una rutina y una recompensa.

Por ejemplo:

Hábito negativo: no duermo lo suficiente en la noche.

Pista: Siento que necesito tiempo para mí al final del día.

Rutina: Me quedo viendo televisión hasta tarde.

Recompensa: Me entretengo.

¿Cómo cambiar el comportamiento?: En lugar de quedarte despierta hasta tarde viendo Netflix, separa un tiempo para ti cada día, incluso si eso significa pedir a alguien que cuide a tus hijos o tomar un descanso de tu trabajo día.



Este #AñoNuevo antes de recitar tus promesas para el 2018, tómate tu tiempo para definirlas correctamente. Clic para tuitear

Algo personal

Debes tener en cuenta que la pista y rutina de una mal hábito son tan individuales como la misma persona que trata de romper el hábito. Por eso es importante que pienses con cuidado cuál es la verdadera pista del hábito que quieres cambiar y luego qué es lo que lo reemplazará.

Tanto la pista y la recompensa deben ser fáciles y obvias. Por ejemplo, para correr, la pista puede ser ponerte ropa de deporte incluso si no haces nada después.

Poco a poco empiezas a salir de tu casa y correr una vuelta a la manzana. Ahí es cuando aplicas una recompensa importante que refuerce la rutina y te de ganas de volverlo a hacer.

Pero piensa bien tu recompensa, porque si corres en la mañana para darte una ducha rápida y luego salir corriendo a tu oficina, vas a llegar igual agotada, agitada y hasta sudada. Tu cerebro capta esto como un castigo y al poco tiempo ya no vas a querer repetirlo.

En este caso podemos notar que no es que falló tu promesa porque fallaste tú, si no porque elegiste el momento incorrecto para hacerlo.

Tu recompensa entonces debe ser darte un buen baño, largo y escuchando tu música, un pedacito delicioso de chocolate o simplemente consentirte en el sentimiento de orgullo por haber hecho deporte, lo cual refuerzas coloreando tu marca personal de kilómetros recorridos en tu agenda.

Pero, solo recuerda que todo plan debe considerar un espacio para el error, porque pues, somos humanos al final del día, no? Tal vez un día fue imposible salir a correr. Piensa que lo importante para cumplir tus promesas de año nuevo y cambiar un hábito, es que estamos trabajando para el largo plazo.

No te concentres en dónde te equivocaste, si no que siempre puedes volver a empezar mañana!

Así que ya sabes, este año nuevo antes de recitar tus promesas para el 2018, tómate tu tiempo para definirlas correctamente.

¿Quieres más trucos para tu día a día? Revisa la sección mi hogar y conviértete en la reina de tu casa.

Follow my blog with Bloglovin
Este artículo incluye links afiliados. Es decir, aquellos hipervínculos que te llevan a un e-commerce y por los cuales puedo recibir un pago. Fondo de fotografía creado por Freepik



Te cuento los trucos para definir tus promesas para este año nuevo y cumplirlas de verdad.

Anuncios

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: