Hummus: cómo prepararlo y con qué comerlo

HUMMUS: cómo prepararlo y con qué comerlo

Voy a ser sincera contigo, hasta hace unos años no entendía por qué la gente moría por el hummus. De hecho, ni siquiera me gustaban los garbanzos. Pero la verdad es que ni siquiera los había probado.

Todo cambió cuando una de mis tías (favoritas) vino de España y preparó su versión casera del hummus. Fue amor a la primera prueba. Y eso que esa vez solo lo comimos con crudités (o sea, verduras crudas), que para mí es la forma más aburrida de comer un delicioso hummus.

Bueno, cuando averigüé un poco sobre el aporte nutricional del hummus a mi dieta diaria me lancé a probar prepararlo en casa. Además, siempre los productos artesanales hechos en casa van a ser más ricos, o no?

Sigue leyendo para que encuentres la receta del hummus paso a paso con todos los ingredientes.

¿Cómo preparo hummus?

El hummus es una pasta cremosa hecha a base de garbanzos, ajonjolí (semillas de sésamo) en forma de tahini y aceite de oliva.

Para mi también son importantes el limón, que no todas las recetas incluyen y el comino. Solo ten cuidado que no se te pase la mano.

Lo que debes hacer es poner a remojar el garbanzo de un día para otro y luego cocinarlos en bastante agua hasta que queden blanditos. Cuidado con la cantidad de agua que le agregas, porque si usas muy poca se va a acabar antes de que estén listos.

Luego de eso, vas a licuar los garbanzos, con un poquito del agua en la que se cocinaron y el resto de ingredientes: tahini, ajo, aceite de oliva, sal, comino, jugo de limón y pimentón dulce. Debes ir probando, confiar en tu gusto y agregar un poquito más de aquello que crees que le falta. Por ejemplo, además del tahini también puedes echarle un chorrito de aceite de ajonjolí.

Un momento, dijiste tahi que? El tahini es un ingrediente de la comida árabe y no es otra cosa que ajonjolí tostado y licuado con aceite de oliva (o agua).

Si no lo encuentras listo, puedes hacerlo tú misma. Para ello tuesta 200 gramos de ajonjolí en una sartén, cuidado el color para que no se te pase de tostado. Licua estas semillas de sésamo con 50 ml de aceite de oliva. También puedes licuarlo con agua, lo que importa es agregar un líquido para que se pueda convertir en una crema.

Bueno, una vez que tengas listo el hummus, guárdalo en un pomo de vidrio, agrégale un chorrito de aceite de oliva y un poquito de pimentón dulce como decoración. Como es receta casera, lo recomendable es que no prepares porciones muy grandes y que lo consumas de manera inmediata.

O sea, tampoco exageres con la gula. Con que te comas el hummus que preparaste dentro de una semana, está bien.

¿Con qué comer hummus?

1. Crudités

Hummus: cómo prepararlo y con qué comerlo

Nada complicado, no es otra cosa que verduras crudas, cortadas como prefieras. Así que puedes comer los crudités untados con hummus.

Puedes usar zanahorias, apio en ramas, tomates, pepino, rábanos, champiñones, distintas clases de lechuga, espárragos y hasta betarraga cocida.

2. Sánduches

Hummus: cómo prepararlo y con qué comerlo

Aquí lo que debes hacer es pensar en el hummus como si fuera mantequilla o la mayonesa que le echarías a tu sánduche favorito.

Un sánduche delicioso que descubrí durante mi embarazo incluía hummus untado en el pan, rodajas de queso mozzarella, tomate (si le echas limón, sal y pimienta antes quedará más delicioso) y huevo duro.

Un desayuno super power!

3. Ensaladas

Hummus: cómo prepararlo y con qué comerlo
Fuente: Heavenlynn Healthy

Ya te he dicho que el hummus y las verduras combinan delicioso. Bueno, cuando prepares tu ensalada favorita, además de la vinagreta, agrégale una cucharada de hummus para un toque de sabor extra.

¿Por qué es bueno comer Hummus?

Hummus: cómo prepararlo y con qué comerlo

Antes de contarte la receta exacta, déjame decirte por qué es bueno para ti comer hummus.

Bueno pues, resulta que el hummus tiene 140 calorías en cada porción de 1/3 de taza. Eso quiere decir que no es un alimento bajo en calorías pero si un excelente nutriente.

El hummus está considerado como un alimento denso en nutrientes. Es decir, un alimento que no contiene ningún agregado de grasa sólida, azúcar o almidón refinado. Entonces, así sea que tiene más calorías que otros alimentos, sigue siendo una opción muy saludable para ti.

De acuerdo al sitio Muy Fitness, una porción de hummus tiene 16 gramos de carbohidratos, que son esenciales para la buena salud y le dan a tu cuerpo la energía que necesita para funcionar correctamente.

Además el hummus es una buena fuente de fibras ya que tiene 4 gramos por 1/3 de taza. También significa una buena fuente de proteínas: tiene 4 gramos por porción. Los alimentos ricos en proteínas son importantes porque te ayudan a mantener y reemplazar la proteína que se encuentra en todas las células de tu cuerpo.

Un 1/3 de taza de hummus contiene 7 gramos de grasas totales, pero estamos hablando de grasas monoinsaturadas y poliinsaturada, que provienen de sus ingredientes, como el tahini (pasta de ajonjolí) y el aceite de oliva que proveen de estas grasas al hummus.

Ya como para ponerle la cereza al pastel, resulta que el hummus te da un montón de vitaminas y minerales porque también es una buena fuente de folato e hierro. El folato es una vitamina B que te ayuda en la producción de ADN y RNA. Muy importante durante los periodos de crecimiento como en la infancia y el embarazo!

Por otro lado, el hierro es un mineral que ayuda en la producción de hemoglobina y ayuda con el traspaso de oxígeno a todo tu cuerpo.

Hummus


Plato Acompañamiento, Aperitivo, Desayuno
Cocina Mediterránea

Ingredientes

  • 1 taza garbanzo
  • 1 ajo pequeño
  • 2 cda Tahini
  • zumo de un limón
  • comino al gusto
  • sal
  • aceite de oliva
  • aceite de ajonjolí
  • pimentón dulce

Elaboración paso a paso

  1. Lava los garbanzos, frotándolos entre ellos. Ponlos a remojar de un día para otro.

  2. Pon a hervir los garbanzos en una olla con bastante agua, hasta que estén blanditos. Notarás que están listos cuando los pinches con un tenedor y esté entre y salga facilito.

  3. Vierte los garbanzos en la licuadora con un poquito del agua en la que se cocinaron, agrega el ajo picado muy chiquito (también puede ser molido), el tahini, un chorrito de aceite de oliva, el jugo de medio limón (la otra mitad la agregas al final si te parece que le falta), una pisca de comino y sal. Licua hasta que quede cremosito y pruébalo para rectificar el sabor. Si deseas puedes agregar también un chorrito de aceite de oliva.

  4. Sírvelo en un recipiente de vidrio si lo vas a servir inmediatamente o un pomo, si lo vas a comer poco a poco. Agrégale un chorrito de aceite de oliva y el pimentón dulce. Y listo!

¿Qué te pareció? Atrévete a prepararlo tú también, te va a encantar. Y no te olvides de compartir este post!

Si quieres más recetas no dejes de revisar esta sección.

Follow

Hummus: aprende la receta para prepararlo y con qué lo puedes comer
Anuncios

3 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: