¿Mamá trabajadora? 5 consejos para aprovechar el tiempo con tus hijos

 

mama-trabajo-oficina

Soy una mamá trabajadora y si estás en mi lugar debes haber pasado por un momento en el que te sientes criticada/ juzgada por no dedicarte a tiempo completo a tus hijos (así sea que la crítica viene de  ti misma).

Pero si tienes que trabajar y, más aún, te encanta lo que haces, como es mi caso, no significa que tienes que sacrificar la relación con tus hijos.

En el tiempo que llevo en el rol de mamá trabajadora he seguido algunos parámetros que me han ayudado a mantenerme unida a mi pequeñita a pesar que estoy fuera de casa más de 8 horas al día.

1. Mantén una rutina sagrada con tus hijos

Cuando era pequeña mi mamá me leía cuentos antes de dormir (en verdad el Lo Sé Todo de Larousse) y cuando estaba en la universidad cambiamos la rutina a las series policíacas post almuerzo.

Para mí el tiempo sagrado con V es la hora del baño y ha sido así desde la primera vez que la bañé. Pase lo que pase, trato de bañarla yo todos los días y verla disfrutar del agua.

Tengo un amigo que todos los domingos sale a pasear bicicleta con su hija y luego toman desayuno juntos. Lo que te sirva a ti, pero encuentra ese momento diario o semanal para (re)conectarte con tus hijos.

2. No te aproveches de la nana (o quien te ayude en el cuidado).

Muchas veces me preguntan si la nana duerme con Victoria o por qué no trabaja sábados por la tarde, domingos o feriados. Por más que termine exhausta, si no me encargo yo de esos momentos, entonces ¿cuándo voy a cuidar a mi hija?

Cuando estábamos preparándonos para el nacimiento de Victoria fue uno de los temas de debate con mi esposo, pero me mantuve firme con la decisión y no me arrepiento.

3. Programa una llamada diaria a casa (y llama en serio)

Mi esposo siempre me recuerda que llame a casa durante el día. Así que he tomado el ejemplo de mi jefe. Todos los días a las 4 de la tarde una alarma le recuerda llamar a su hija y lo hace, él lo disfruta y sobretodo ella lo disfruta.

Así sean dos minutos para saber si comió, durmió la siesta y que todo esté bien. Así sea que tu hija todavía no puede mantener una conversación por teléfono, el objetivo es mantener el contacto.

4. Desconéctate al llegar a casa…

Confieso, acepto, que esta parte me falta trabajarla. Hay veces en las que no sé cómo el teléfono llegó a mi mano. Pero no dejes que una pantalla que vez todo el día te impida disfrutar de un momento inolvidable con tus hijos.

A veces me sirve dejar el cel boca abajo en mi mesa de noche y salir a jugar a la sala. Si puedes apagarlo, mejor. Además así evitas contagiarle la adicción a la pantalla.

5. Pero aprovecha la tecnología.

Nunca he usado tanto Skype como cuando me tocó salir del país por un par de días, ella me veía, yo la veía, era hermoso. Conozco a alguien que tiene conectadas sus cámaras de seguridad por internet: no solo puede ver cómo sus hijos almuerzan, también les habla y ellos lo escuchan como una voz omnipotente que siempre los está vigilando (mensaje subliminal para la buena conducta).

Si hay algo bueno que nos ha traído el avance de la tecnología es la conexión con las personas.

Hace unos meses conversaba con un amigo/coach sobre tener todo en la vida y el sacrificio de sacar tu negocio adelante y me dijo algo muy importante. Puede que tu trabajo te quite tiempo de estar con tu hija, pero piensa que finalmente le estás dejando algo importante a ella: el ejemplo de poder alcanzar lo que quieres.

Al final del día, no hay nada más gratificante para mí que cuando V sale a recibirme gritando ¡Mamá!

¿Qué trucos te sirven a ti? Cuéntame en los comentarios.

Nota: Este artículo lo escribí para PQS.pe, el portal de los emprendedores el 17 de julio del 2015.
Desde ese momento, muchas cosas han cambiado. Hoy tengo la suerte de trabajar desde casa y en esta situación se aplican otras normas. Prometo escribir un artículo sobre cómo balancear el trabajo en casa con hijos pequeños.

 

Anuncios

3 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: