Tu parto: ¿qué llevo a la clínica?

Tu parto: ¿qué llevo a la clínica?

Tu parto: ¿qué llevo a la clínica?

Hace unos días nació mi segunda hija, S, y a pesar de no ser la primera vez, me sentí un poco perdida al momento de preparar mi maletín y el de la bebé.

Por eso te presento una lista con recomendaciones en base a lo que me sirvió, lo que no y lo que me faltó esta vez.

Ten en cuenta que en mi caso tuvo que ser cesárea, si vas a tener un parto natural encontrarás algunos puntos que no te servirán al pie de la letra, pero en general te pueden ayudar también.

Antes de ir a la clínica:

1. Prepárate con tiempo: Procura tener todo listo varios días antes, ten en cuenta que los últimos días vas a tener una panza grande y pesada.

Por ejemplo, mi cesárea estaba programada para el lunes y se me ocurrió salir el sábado a comprar algunas cosas que me faltaban. Lo que normalmente significa caminar un par de cuadras, esta vez fue muy pesado y tuve que pasar el resto del fin de semana descansando con mucho dolor en la cadera y pelvis.

2. Comidas: No comas nada pesado el día anterior a tu cesárea. Comida picante, muy grasosa o con muchos condimentos, así sea en el almuerzo, puede causarte malestares después de tu intervención.

Si quieres tener una “cena despedida” antes del parto (yo soñaba con sushi) hazlo hasta unos tres días antes para evitar inconvenientes.

Sé que si vas a esperar tu parto natural no vas a tener la agenda tan programada, pero igual ten en cuenta estos consejos a partir de la semana 38.

3. Manos: Preocúpate por tener las uñas de manos y pies sin esmalte y sobre todo bien cortadas. Esta vez llegué a la clínica con las uñas un poco largas y tenía miedo de rasguñar a la bebé.

4. Prepara dos maletines pequeños: Uno con cosas para tu bebé (puedes usar tu pañalera) y otro con cosas para ti y tu acompañante. Para ti, bastará con un carry on pequeño, cualquier cosa más grande te va a incomodar y te da espacio para llevar cosas innecesarias.

Tu parto: ¿qué llevo a la clínica?

Artículos para ti:

5. Ropa: Lleva pantalones de pijama o buzos que te queden cómodos y sobre todo no te aprieten. Yo me compré un par de buzos de algodón en Sidney (Av. Larco 425, Miraflores), que han resultado muy cómodos.

Para arriba, lleva polos de lactancia, como estos de H&M, que te permitan dar de lactar sin tener que quitarte toda la ropa.

En cuanto a los sostenes de maternidad yo he comprado dos marcas distintas que me han resultado excelentes. Me gusta más la tela de este modelo de H&M, pero el modelo de Koketa tiene como una ventanita para los pezones, que te da mejor soporte al lactar.

Para salir de la clínica lleva un vestido o pantalón de maternidad, puede que hayas dejado la pancita pero eso no significa que vas a regresar inmediatamente a tu talla pre embarazo.

Ni te preocupes por sandalias o pantuflas porque te dan en la clínica. Solo recuerda ir en zapatillas para poder salir cómoda, ya que tus pies se van a hinchar después del parto. En mi caso no me pude ni amarrarme las zapatillas. Olvida las ballerinas o cualquier zapato bajo, cuando me daban de alta vi a una mami que estaba saliendo con las pantuflas de la clínica, probablemente porque sus zapatos no le entraron.

Kit para el parto: tu ropa

6. Faja post parto: Las vas a encontrar en versión cesárea y parto natural. No la reemplaces por una faja estética que tú tengas en casa, estos modelos son especiales para primero, ayudar a que tu útero recupere su tamaño natural y segundo, sostener el dolor de la herida, en caso de cesárea. Créeme, te brinda mucho alivio una vez que te la pones.

Igual que en mi parto anterior, compré la mía en Sash. Para eso llamas al día siguiente del nacimiento de tu bebé, muy temprano en la mañana, y te envían a una señorita a la clínica, quien te ayudará a ponértela por primera vez.

7. Artículos de higiene: Lleva tu estuche con cepillo y pasta de dientes, desodorante, shampoo (se supone que en la clínica te dan, pero esta vez se olvidaron), jabón íntimo (te recomiendo este de Eucerin) y crema de rostro (esta vez si me puse todas las mañanas).

No te olvides de tu peine y bastantes ligas o ganchos de pelo, lo que más te acomode. Por algún lado leí que lleves algo de maquillaje, la verdad yo llevé un par de básicos que nunca me acordé de utilizar, así que no preocupes por esto a menos que tengas el hábito de maquillarte.

8. Pañales post parto: En la clínica te recomiendan que lleves dos paquetes de practipañales, pero también agrega un paquete de toallas higiénicas nocturnas para los últimos días.

9. Crema para tus pezones: La lactancia es una bendición y a la larga, es mucho más cómodo para ti que dar fórmula. Pero, así sea que el bebé va a lactar o tienes que usar el extractor, los primeros días tus pezones se van a lastimar y debes cuidarlos.

Yo tuve que comprar en la clínica un chisguete de Mucovit; es excelente y efectivo, pero lo incómodo es que tienes que limpiarte cada vez que vas a dar de lactar y eso te puede quitar segundos importantes antes del estallido de tu bebé pidiendo su leche.

La alternativa es la crema de Lanolina Lansinoh, que es pura y no requiere que la limpies antes de dar leche a tu bebé. Ánimos y sigue adelante, el dolor en los pezones solo te debe durar unos días, cada día que pasa va mejorando!

10. Protectores de lactancia: Son unas almohadillas tipo toallas higiénicas, que las colocas dentro de tu sostén para no mancharte cuando baje la leche, ya que son absorbentes. Además, como los pezones se suelen lastimar los primeros días de lactancia, evitan que manches tus sostenes y así solo tienes que desechar los protectores.

Cuando compré mi extractor de leche Avent, me vinieron varios paquetes de sus protectores, pero he visto que Nosotras también los vende.

Solo recuerda dejar que seque tu pezón antes de cubrirlo, de lo contrario se puede pegar al protector y lastimarte. Esta norma síguela así uses directamente tu brassiere o elijas estar solo con polos de lactancia. Cuando nació V no me sabía este consejo y me lastimé muchas veces al sacarme la ropa.

Artículos para tu bebé:

11. Pañales: Si es parto natural necesitarás 20, en el caso de cesárea debes llevar 30. Como ves, se calculan 10 pañales por día; en mi caso el día de alta me devolvieron solo uno, que tuvimos que utilizar minutos antes de retirarnos, así que la cuenta salió exacta.

12. Un termómetro digital: Yo compré este marca Koali en la farmacia. Son baratos y eficientes, uso esa misma marca desde hace años con mi hijita mayor V.

termometro koali

13. Ungüento para escaldadura: Soy fanática de Desitin Rapid Relief, que es la versión cremosita, sin olor fuerte y fácil de lavar de las manos. Pero para la clínica llevé Hipoglós, porque debes entregarlo, y resultó igual de bueno.

14. Ropa solo para salir de la clínica: Los días que estás internada, tu bebé va a usar la ropa y mantitas de la clínica. Solo debes preocuparte por su tenida para el día del alta.

Ten en cuenta el clima en la época que nace tu bebe y que los recién nacidos necesitan estar un poco más abrigados que nosotros durante los primeros días. No te olvides de llevar dos opciones en caso tengan algún accidente con el pañal. Si esperas una niña, lleva también sus aretes para que las enfermeras se los pongan el último día.

ropa bebe.jpg

15. Jabón líquido de cabeza y cuerpo: puedes encontrar los de Johnson’s Baby y la versión de Eucerin, que no tiene aromas y es más delicado.

16. Gaseovet: Lo utilizas más si das fórmula, pero debes tener uno contigo todo el tiempo.

17. Biberones y extractor de leche: Lo sé, la idea es dar de lactar desde el primer momento, el vínculo madre-hija y todo eso. Pero no siempre nuestros planes salen tal cual y es mejor estar preparada.

Cuando nació V por una serie de eventos no pude verla hasta el día siguiente; cuando las enfermeras nos pidieron el extractor, mi familia tuvo que salir corriendo a la casa para traerlo y empezar la extracción ese mismo día. Esta vez con S, lo incluí en mi equipaje, pero ni lo utilicé porque pude darle de lactar desde el primer día.

En mis dos embarazos elegí el extractor doble eléctrico de Avent, es muy cómodo de usar y te ahorra tiempo. Además todos los productos de la marca “hacen click” y puedes usar los mismos biberones Avent para almacenar tu leche.

avent extractor

Como dice mi esposito, al final son nuestros bebés quienes deciden. Solo ten en cuenta que si tienes que extraer tu leche, así sean unas gotitas o apenas una onza, será suficiente y lo necesario para tu bebé los primeros días. No te desanimes, porque recién entre el tercer y quinto día empieza la bajada de leche más contundente.

Cuéntame si crees que algo hace falta en la lista, si tienes algún artículo o consejo que te sirvio de maravilla!

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: